sábado, 19 de enero de 2008

SÃO VICENTE, PATRÓN DE LISBOA

El 22 de enero es São Vicente, patrón de Lisboa desde 1173, fecha en la que sus reliquias llegaron a la capital lusa a bordo de una nao custodiada por dos cuervos, tal y como figura en el escudo y la bandera de la ciudad.

Hijo de un cónsul en la Osca romana, San Vicente fue diácono de Zaragoza al amparo de San Valero y murió mártir en Valencia, tras ser martirizado por orden del emperador Daciano, que mandó arrojar al mar su cuerpo atado a una rueda de molino.

La leyenda cuenta que las aguas llevaron el cadáver del santo, en una nao custodiada por dos cuervos, hasta el Cabo de San Vicente, en el Algarve portugués. Y fue en el año 1173 cuando el primer monarca luso, Dom Alfonso Henriques, ordenó el traslado de los restos del santo (otra vez en barco y supuestamente custodiado por dos cuervos) hasta Lisboa, ciudad en la que se veneran sus reliquias en la igreja de São Vicente de Fora, situada en el barrio de Alfama.

2 comentarios:

VIAVICENTIUS dijo...

La Asociación VIA VICENTIUS VALENTIAE -VIA ROMANA , la cual presido , está recuperando un camino histórico que rememora los pasos del Patrón de Valencia , cuando en el siglo IV fue apresado en Zaragoza junto al Obispo Valero por los soldados romanos enviados por el Cónsul Daciano y trasladado a Valencia para sufrir martirio ante la negativa a renunciar a su fe. Así la difusión del conocimiento de este hecho provocó en los siglos siguientes una corriente de peregrinaciones desde toda Europa hasta Valencia para visitar los restos del mártir en San Vicente de la Roqueta , convirtiéndose este fenómeno en algo muy anterior a las peregrinaciones medievales a Santiago de Compostela.



[Corría el año 304 d.C., y las prédicas y conversiones de San Vicente en Zaragoza junto al Obispo Valero alcanzaron gran número y gran éxito, llegando a los oídos del Cónsul Daciano, que, siguiendo el dictado de las autoridades romanas, ordenó que fueran apresados y traídos a Valencia para darles martirio y que abjuraran de su Fe. Se trataba de castigar ejemplarmente ante el pueblo valenciano una religión que empezaba a propagarse peligrosamente, lo suficiente como para hacer tambalear los pilares del Imperio Romano.


Tras su negativa a renunciar a la Fe cristiana los dos religiosos fueron encarcelados, desterrando posteriormente al Obispo Valero a Francia, mientras su diácono, el joven San Vicente, fue elegido para sufrir martirio según lo que disponía la Lex Romana para los enemigos del Imperio. Uno tras otro, San Vicente resistió sin desfallecer tormentos como el ecúleo o potro, la catasta en forma de aspa (que separaba brazos y piernas mediante cuerdas), azotes, desgarros con garfios, y la parrilla con carbones incandescentes, tras lo cual fue encerrado en una celda sobre cristales y púas, con los miembros inmovilizados con cepos. Finalmente, a su muerte, el mártir fue arrojado a un descampado para ser devorado por las alimañas y evitar así que su cuerpo fuera venerado por el pueblo cristiano de Valencia, convirtiéndose en mártir, pero los cuervos ahuyentaron a las bestias y el cuerpo de San Vicente permaneció incorrupto. Daciano, encolerizado, ordenó que fuera arrojado y hundido en las profundidades del mar, atándolo a una rueda de molino, pero el cuerpo reapareció milagrosamente en las playas de Cullera (paraje de la Font Santa), donde la viuda Jónica lo encontró, dándole sepultura y erigiéndose una ermita en el lugar.


Las circunstancias extraordinarias de la muerte de San Vicente fueron transmitidas oralmente entre el pueblo valenciano, y en los sermones de religiosos como San Agustín, extendiéndose por toda España y Europa y alcanzando gran fama, lo que provocó durante los siglos posteriores una corriente intermitente de peregrinaciones hasta la Basílica de La Roqueta, en Valencia, donde finalmente descansaban sus restos. ]




Todos los detalles del Camino de San Vicente Mártir, que discurre desde Huesca, hasta Traiguera, donde enlaza con la antigua Via Augusta hasta llegar a Valencia en un camino de unos 750 km , pueden consultarse en la web que la asociación ha creado en Internet: www.caminodesanvicentemartir.es . En ella, junto a la información práctica como mapas y perfiles de la ruta, el peregrino puede acceder a consejos para caminantes, un foro especializado y abundantes datos sobre la biografía de San Vicente y el arte o la arquitectura dedicados al Santo, además de consultar la Carta Vicentina y el Libro de Peregrinos, e incluso obtener la Credencial Vicentina.


El proyecto fue presentado en rueda de prensa ante los medios de comunicación y se animó a la sociedad valenciana a unirse a la iniciativa para rescatar la memoria del Patrón valenciano, e incidieron en la revitalización que el proyecto puede suponer para las poblaciones del interior.


Asimismo, aprovechó la ocasión para denunciar el deterioro de la Basílica y el Convento de San Vicente de La Roqueta, actualmente en ruinas, siendo lo ideal que alguna parte del conjunto sirviera para descanso de los peregrinos que llegaran finalmente a Valencia. Así distintos medios de comunicación se hicieron eco de dicha presentación en sus páginas.


En este sentido , el siguiente paso de la asociación ha sido concretar con los Ayuntamientos por donde discurre el camino, y con las autoridades públicas, para sondear su disposición a prestar servicios gratuitos a los peregrinos que emprendan la ruta, y disponer los recursos necesarios para señalizar el camino.



Salvador Raga

Presidente

VIA VICENTIUS VALENTIAE-VIA ROMANA

www.caminodesanvicentemartir.es

http://viavicentius.blogspot.com

OLISSIPO dijo...

Gracias por toda esta información complementaria.
Un saludo